Acción Urgente por desalojo a desplazados en Tenosique PDF Imprimir E-mail
ACCIÓN URGENTE

Viernes, 13 de enero de 2011

 

Dr.

Raúl Plascencia Villanueva

Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos

México D.F.

 

Reciba un cordial saludo de parte de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos del Ecuador. La presente busca expresarle nuestra profunda preocupación por el desalojo efectuado las personas guatemaltecas que permanecía en un campamento improvisado en Nuevo Progeso, Tenosique, Tabasco.

 

Hemos recibido información del Centro de Derechos Humanos Usumacinta A.C., el Equipo Indignación A.C., el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, A.C. (Centro Prodh), la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos "Todos los Derechos para Todas y Todos" y la prensa internacional. Refieren que el desalojo perpetrado el pasado 9 de enero de 2012 fue violento y que se detuvieron a varias personas, en su mayoría niños y niñas.

 

El 19 de diciembre de 2011 funcionarios federales habrían acudido al campamento para convencer a las personas de que se retiraran a Guatemala y que recibirían el apoyo de las autoridades mexicanas. Organizaciones de derechos humanos habrían mantenido reuniones con el Comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), René Zenteno y funcionarios de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), a fin de que se respeten los derechos humanos de los desplazados.

 

El pasado 4 de enero las organizaciones comunicaron a las autoridades mexicanas que las familias guatemaltecas no deseaban regresar por el momento a Guatemala y que esperan los resultados de las negociaciones con su gobierno para una posible reubicación, quedando las autoridades mexicanas a la espera de estos acuerdos. La personas desplazadas tampoco habrían aceptado reubicarse en 300 metros que separan las fronteras por temor a ataques del ejército guatemalteco.

 

Sorpresivamente el 9 de enero de 2012 a las cinco de la mañana ingresan al predio miembros de la Policía Federal, funcionarios de los Ministerios Públicos de la Federación y Policías Municipales al mando del Subdelegado Regional del Instituto Nacional de Migración, quien llegarían en camionetas y patrullas, empezaron a desmantelar el campamento violentamente. Al pedir explicaciones por estas acciones empezaron a ser detenidos.


De acuerdo a los testimonios los niños eran subidos a las camionetas para lograr que sus padres se entreguen. Muchos escaparon por la maleza. Finalmente se detuvieron a 71 personas, (15 hombres adultos, 11 mujeres, 30 niños y 15 niñas), entre los que también estaría un ciudadano español que fue liberado al día siguiente1. Fueron trasladados a una Estación Migratoria en Tapachula, Chiapas, y están a la espera de su deportación2.

 

De acuerdo a información de Amnistía Internacional, este hecho ha provocado la separación de las familias, como sería el caso de un niño de 10 años que quedó sin sus padres, por estar detenidos3. La Cedhu rechaza rotundamente los actos de violencia en contra de las personas guatemaltecas desalojados del Ejido Nuevo Progreso, y nos preocupa que puedan sufrir nuevas violaciones a sus derechos humanos. Es necesario recalcar que estos actos se dan en un contexto en el que había acercamiento y compromiso de las autoridades mexicanas para apoyar a las familias desplazadas, con lo que se engaña y sorprende abusivamente a una población en extremo vulnerable. Asimismo, señalamos que deploramos la inobservancia de estos acuerdos, el operativo violento y sorpresivo que lesiona severamente a las familias, que ya vivían una situación crítica.

 

Este desalojo se da también en un contexto en donde la comunidad efectúa negociaciones con el gobierno guatemalteco para un eventual retorno a tierras dicho Estado. Sin lugar a dudas, el operativo efectuado por autoridades mexicanas afecta gravemente las condiciones de esa comunidad para negociar y representa un obstáculo para un retorno en condiciones mínimamente dignas.

 

Por todo lo anterior, solicitamos que se tomen las siguiente medidas urgentes:

 

  • Abstenerse de repatriar a las y los guatemaltecos que se encontraban en la franja fronteriza. Ellas y ellos se encuentran en diálogo con su gobierno y México incumple con un deber humanitario al aumentar la presión sobre este grupo ya violentado.

 

  • Detener el operativo en curso. Garantizar un trato digno y respetuoso a todas y todos los desplazados, garantizar que las niñas y niños se encuentren junto con sus padres. Constituye un trato inhumano separar a las familias.

 

  • Garantizar todos los derechos de las y los guatemaltecos que se encontraban en el ejido Nueva Progreso, en la localidad de Tenosique, Tabasco.

 

  • Se respeten y salvaguarden los derechos de las dos personas que fueron detenidas, llevadas inicialmente ante la PGR y que actualmente se encuentran en la estación Migratoria de Tenosique.

 

  • Iniciar de inmediato una investigación sobre el motivo y formas en las que se dio el operativo, ya que actualmente existía un proceso de diálogo con las autoridades mexicanas para garantizar la estancia de las familias.

 

  • Deslindar las responsabilidades de los funcionarios públicos que hayan incurrido en violaciones a los derechos humanos de las y los refugiados guatemaltecos.

 

Se respete y otorgue protección a los desplazados guatemaltecos, quienes ante situaciones adversar se vieron obligados a salir del país.

 

 

Atentamente,

 

Hna. Elsie Monge

Directora Ejecutiva

CEDHU

 

 

Carta con copia a:

 

Dr. Alejandro Poiré Romero, Secretario de Gobernación

Ing. Genaro García Luna, Secretario de Seguridad Pública

Lic. Salvador Beltrán del Río Madrid

Q.F.B. Andrés Granier Melo

 

 

  1. http://www.efeamerica.com/286_mexico/1422997_el-gobierno-mexicano-niega-violencia-en-desalojo-de-guatemaltecos.html
  2. http://mexico.cnn.com/nacional/2012/01/10/autoridades-migratorias-deportan-a-guatemaltecos-desplazados-en-mexico
  3. http://www.eluniversal.com.mx/notas/821726.html