Honduras: Hostigamiento y desprestigio en contra de defensores de derechos humanos PDF Imprimir E-mail
Martes, 19 de Noviembre de 2013 18:59

olivafer 

 

ACCIÓN URGENTE

Martes, 19 de noviembre de 2013

 

Red. HND 002 / 0913 / OBS 081.1

 

Sr.

Porfirio Lobo Sosa

Presidente de la República de Honduras

Tegucigalpa.

 

Señor Presidente:

 

Reciba un cordial saludo de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos de Ecuador, Cedhu. La presente tiene a fin expresarle nuestra preocupación por información que recibimos acerca de actos de hostigamiento en contra de defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras. De acuerdo a lo informado por a Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), además de organizaciones hondureñas.

 

La Sra. Bertha Oliva, Coordinadora del Comité de Familiares Detenidos-Desaparecidos de Honduras (COFADEH), del abogado Víctor Fernández, Coordinador del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ) así como de su cliente, el Sr. Aureliano Molina Villanueva, también integrante del Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas Populares (COPINH) han sido blanco de persecución, hostigamiento y desprestigio.

 

Los hecho habrían ocurrido días después de la revelación de un posible cable diplomático que habría sido emitido por la embajada de Honduras en Estados Unidos y en el que se desprestigiarían las recientes actividades llevadas a cabo en Washington por el Sr. Víctor Fernández y la Sra. Bertha Oliva.

El 5 de noviembre de 2013, Bertha Oliva fue objeto de persecución y seguimiento de su rutina. Ese día, cuando salía de las oficinas del COFADEH junto a otros miembros del personal, frente a las instalaciones de la organización circuló en forma sospechosa un vehículo, tipo Jeep, color negro, con vidrios polarizados, que dio varias vueltas a la manzana en una actitud de seguimiento, mientras los automóviles del personal del COFADEH se desplazaban hasta sus destinos. El vehículo regresó a la cuadra minutos después y se estacionó en la esquina, se bajó una persona, observó las instalaciones, abordó el carro nuevamente y se marchó, para regresar una tercera vez. El movimiento quedo grabado en las cámaras de seguridad y registrado por personal de seguridad del COFADEH.

 

A día seguido, el 6 de noviembre de 2013, un hombre con apariencia de agente del Estado observó los movimientos de la Sra. Oliva mientras ésta estacionaba su vehículo en las inmediaciones de las oficinas del COFADEH. El individuo se trasladaba en una motocicleta sin placas. El mismo día Víctor Fernández fue seguido por un automóvil Toyota de color blanco.

 

El vehículo de Aureliano Molina Villanueva fue seguido por dos autos Toyota Hi-Lux Type 3 sin números de matrícula, que pertenecerían a la Sociedad Mercantil Desarrollos Energéticos S.A. (DESA), el 8 de noviembre de 2013. Ambos automóviles realizaron llamadas de faro incesantes al vehículo del Sr. Villanueva con el presunto objetivo de causar un accidente. Aureliano se dirigía a la ciudad de Esperanza en el marco de la causa judicial que se le sigue por haber presuntamente instigado a cometer los delitos de “usurpación de tierras”, “coacciones” y “daños” continuados en perjuicio de la DESA. Este proceso se da en el contexto de resistencia del pueblo indígena Lenca organizado por el COPINH, que se está oponiendo pacíficamente al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca sobre el río Gualcarque, ubicado en sus territorios ancestrales.

 

Días antes de estos hechos, el 5 de noviembre de 2013, el anfitrión del programa televisivo “Frente a Frente” reveló la existencia de un supuesto cable diplomático que habría sido enviado al presidente hondureño por el embajador de Honduras en los Estados Unidos, y que contendría comentarios negativos sobre la Sra. Bertha Oliva y el Sr. Víctor Fernández.

 

El anfitrión del programa desacreditó a la Sra. Bertha Oliva, poniendo en duda la veracidad de sus declaraciones, durante la serie de actividades que llevaron a cabo recientemente ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Congreso de los Estados Unidos en Washington, donde criticaron el proceso electoral y la situación de los derechos humanos en Honduras. De igual manera cuestionó el secuestro temporal de dos voluntarios del Programa de Acompañamiento Internacional en Honduras (PROAH) en la comunidad de la Nueva Esperanza el 25 de julio de 2013, hecho que COFADEH había denunciado en su momento.

 

La Cedhu rechaza rotundamente estos actos de hostigamiento y desprestigio contra luchadores sociales, defensoras y defensores de derechos humanos. Este caso no es aislado, ya que Honduras registra varios casos de violencia en contra de personas dedicadas a la defensa de los derechos fundamentales y en especial, contra las personas mencionadas en esta misiva.

 

La Cedhu hace un respetuoso llamado a su persona y a las autoridades hondureñas para que frente a este caso, tomen las siguientes medidas urgentes:

 

  1. Adoptar de manera inmediata las medidas más apropiadas para garantizar la seguridad y la integridad física y psicológica de la Sra. Bertha Oliva, del Sr. Aureliano Molina Villanueva, del Sr. Víctor Fernández, así como de todos los defensores de derechos humanos en Honduras;

  1. Realizar una investigación inmediata, independiente, exhaustiva e imparcial en torno a los actos de hostigamiento mencionados arriba, con el fin de identificar a los responsables, llevarlos ante un tribunal competente, independiente e imparcial y aplicarles las sanciones penales y/o administrativas previstas por la ley;

  1. Velar por que se ponga fin a todo acto de hostigamiento y desprestigio en contra de la Sra. Bertha Oliva, el Sr. Víctor Fernández y el Sr. Aureliano Molina Villanueva, así como de todos los defensores de derechos humanos en Honduras;

  1. Asegurar la aplicación de lo dispuesto por la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 9 de diciembre de 1998, en particular en lo referente al:

  • Artículo 1: “Toda persona tiene derecho, individual o colectivamente, a promover y procurar la protección y realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales en los planos nacional e internacional.”

  • Artículo 5.a: “A fin de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales, toda persona tiene derecho, individual o colectivamente, en el plano nacional e internacional a reunirse o manifestarse pacíficamente.”

  • Artículo 12.2: “El Estado garantizará la protección por las autoridades competentes de toda persona, individual o colectivamente, frente a toda violencia, amenaza, represalia, discriminación, negativa de hecho o de derecho, presión o cualquier otra acción arbitraria resultante del ejercicio legítimo de los derechos mencionados en la presente Declaración.”

  1. De manera general, garantizar el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el país de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos ratificadas por Honduras.

 

Atentamente,

 

Hna. Elsie Monge

Directora Ejecutiva

CEDHU

Vicepresidenta para las Américas

FIDH

 

 

Carta con copia a:

  • Sr. Oscar Chinchilla, Fiscal General de la República

  • Sra. Ana Pineda, Secretaría de Justicia y Derechos Humanos.

  • Sr. Arturo Corrales, Secretaría de Estado en el Despacho de Seguridad.

  • Sra. Ethel Deras, Procuradora General de la República.

  • Sr. Ramón Custodio López, Comisionado Nacional de los Derechos Humanos

  • Sr. Jorge Alberto Rivera Avilés, Presidente de la Corte Suprema de Justicia.

  • Sr. Embajador Efraín Díaz Arrivillaga, Misión Permanente de Honduras ante las Naciones Unidas en Ginebra

  • Embajada de Honduras en Bruselas