Carta de Javier Ramírez PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 04 de Febrero de 2015 16:25

La luz es un secreto. De la Basura.javier
Esto que han hecho conmigo, no es justo por ser un líder que tengo, diferente modo de pensar en defender el medioambiente, me produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza si nos habla mientras el género humano no la escucha.
Soy comprometido a luchar por la comunidad, el modo comunitario de producción y de vida, es la voz que más porfiadamente anuncia a protejer nuestros bosques, rios las tierras de la gente de nuestras comunidades.
Lo cierto es que resulta difícil mirar nuestra resistencia que por años hemos resistido.
Ni los árboles, ni las personas tienen edad. Todos han nacido hace miles de años, quien sabe cuántos, están de pie, inexplicablemente de pie, dentro de nuestras comunidades, sosteniendo a este mounstro que nos atropella.
Son las voces, de un defensor perdidas y verdaderas, voces que andan la recuperación de la palabra robada es un desafío que nace de esa fe. Si, yo creo, más que nunca creo que la memoria colectiva está porfiadamente viva: mil veces matada, pero mil veces viva en los refugios donde se lame las heridas.
Luz atrapada, ese destello, nos revela que no se ve, o lo que se ve pero no se nota, una prescencia inadvertida, una poderosa ausencia.
Ella nos avisa que el dolor de vivir y la tragedia de morir esconden, adentro, una magia poderosa. Convertida en objeto de consumo, la miseria da morboso placer y mucho dinero. En el mercado de la opulencia, la miseria es una mercancía que se cotizan bien.
Una multitud de mineros están atropellando.
¿A las comunidades a impactado el desacuerdo social? ¿un ejercicio de hormigas?? ¿hormigas, lagartos? Los mineros tienen la piel de lagarto y los ojos de lagartos. Los muertos de hambre, ¿habitan el zoológico del mundo?
Tan solo a mi gente les pido que no vaya a hacer de mi vida echada al olvido, como se pone una vieja carta   en el cajón como un faro de luz para mi generación, y que esté donde esté todos sean testigos de que mi único delito es defender de corazón. Humildemente les pido que no se apague mi luz, sino que derrame sobre mi  las promesas que unidos venceremos.

 

Javier Ramírez, 24 de enero 2015.

 

 


Javier Ramírez nació le 6 de enero de 1977 en Chayalguaco alto, parroquia García Moreno, zona de Intag, cantón Cotacachi, provincia de Imbabura. Estudió hasta el sexto grado y luego se dedicó a la agricultura. A los 16 años quedó huérfano de padre, por lo que debió asumir las responsabilizabilidades como primer hijo de la familia y apoyar a sus tres hermanos en su crianza y manuntención.

 

A los 19 años contrae matrimonio de Ileana Torres y desde entonces se radica en Junín, donde nacieron sus cuatro hijos. Javier fue elegido presidente de Junín para el período 2012-2013 y fue reelegido para el período 2013-2014. Su calidad humana y su interés de apoyar y contrubuir a que su comunidad tenga un ambiente sano, aguas limpias, aire puro y su liderazgo le han valido estas designaciones. También es presidente del comité de padres de familia de la escuela de su comunidad. Es fundador del grupo de turismo comunitario de Junín y es socio de la Asociación de Caficultores Río Intag. La comunidad de Junín es considerada el centro de la resistencia antiminera en la zona de Itag, por su historia de lucha.

 

El 10 de abril de 2014 Darwin Javier Ramírez Piedra fue detenido cuando retornaba a su casa desde Quito después de una reunión con el Ministro del Interior, José Serrano. Horas después de pasar incomunicado supo que su detención se basa en una denuncia puesta por la Empresa Nacional Minera, ENAMI.

 

La empresa pública responsabiliza a Javier y a su hermano Víctor Hugo, de participar en un incidente en el que sus empleados fueron agredidos físicamente por gente de la comunidad. El pasado viernes 30 de enero tuvo lugar la audiencia de juzgamiento.

 

Durante los nueve meses de detención de Javier, la ENAMI ingresó a la comunidad de Junín con resgurado policial, para realizar tomas de muestra para el estudio de impacto ambiental de un posible proyecto minero. Víctor Hugo permanece en la clandestinidad. Las familias sufren los estragos de sus ausencias.