enterate

 

collagetruekeComunidades afectadas por el extractivismo en todo el país se dieron cita el pasado 20 de enero, en la Plaza República del Consejo Provincial de Pichincha para el Festival de Trueke. Así, personas provenientes de las provincias de Zamora Chinchipe, Azuay, Bolívar e Imbabura, presentaron su producción agrícola y artesanal como muestra de las actividades económicas indígenas y campesinas que se perderían con la implementación de los megaproyectos de desarrollo.

 

El espacio surgió de la necesidad de unificar las acciones de resistencia que de manera particular cada comunidad ha debido desplegar desde hace varios años ante proyectos extractivos como la minería a gran escala, y por las cuales varios dirigentes comunitarios han sido objeto de persecución y criminalización.

 

El Festival del Trueke inició con una ceremonia ancestral realizada por la dirigente de mujeres de la Ecuarunari, mientras que la explicación del festival estuvo a cargo de los representantes de la CONAIE y de la Ecuarunari. Cada comunidad expuso los productos característicos de sus lugares geográficos, a lo que se sumó las expresiones artísticas y culturales de zonas andinas, amazónicas y costeñas.  La exposición de productos estuvo acompañada del intercambio de productos así como de información acerca de las comunidades y de los procesos de los que provienen los productos intercambiados.
 

Desde la provincia de Zamora Chinchipe, estuvo presente la Comunidad Amazónica Cóndor Mirador, que ofrecía papayas, achiote y hojas de guayusa (árbol sagrado de la zona, cuyas hojas se consumen en forma de infusión).

 

La provincia del Azuay estuvo representada por varias comunidades que pusieron a disposición alimentos elaborados con harina de raíz de achira (con la que también se puede elaborar una serie de bebidas); chigüiles preparados al vapor, con maíz molido y envueltos en  hojas de maíz. Además de estos productos, mujeres cañaris realizaron purificaciones con hierbas.

Desde la provincia de Imbabura llegaron representantes de la zona de Intag con productos y artesanías elaborados con productos de la zona como el café, la cabuya y la sábila.

 

Luego de compartir una pamba mesa, se desarrolló una asamblea entre las comunidades afectadas por proyectos extractivos a fin de intercambiar procesos y luchas y elaborar una agenda de trabajo para el año 2016.
 

Los acuerdos a que llegaron las comunidades durante la asamblea mencionada son los siguientes:  

 

  • Visibilizar frecuentemente la lucha y resistencia de los pueblos del Ecuador ante el modelo extractivista que pretende afianzarse en el país y mostrar a la ciudadanía urbana las bondades de la producción alimentaria, de la biodiversidad y de la naturaleza.
  • Articular e intercambiar las luchas de los pueblos en resistencia para potenciar acciones de defensa de los territorios y fortalecer las alternativas de vida propias de las comunidades.
  • Evidenciar que los pueblos en resistencia hacen propuestas concretas ante la crisis climática, siguiendo el legado de sus ancestros.
  • Denunciar la poca consecuencia que tiene la gestión gubernamental al pronunciar un discurso ecologista por una parte y promover las inversiones para la extracción de recursos naturales no renovables, por otra.
  • Destacar la intención pacífica de las comunidades, de ejercer el derecho a la resistencia y la defensa del derecho a ser consultadas, a la autodeterminación de sus modelos económicos y a ofrecer al país alternativas limpias de desarrollo sustentable.