enterate

 

Alrededor de cien indígenas campesinos y ganaderos, productores de leche de las provincias de Azuay, Cañar, Chimborazo, Pichincha,  Carchi,  Tungurahua y Cotopaxi, con el apoyo de la Ecuarunari, acudieron este 2 de marzo a la Comisión de Soberanía Alimentaria de la Asamblea Nacional con la propuesta de que se declare en emergencia nacional al sector productor de leche, debido a la crisis por la que atraviesa.

 

De acuerdo a la propuesta, en Ecuador se generan cinco millones de litros de leche diarios, pero en los últimos meses existe un excedente de entre 200 y 300 mil litros, ya que las plantas procesadoras no están recibiendo el producto y los intermediarios pagan valores inferiores a los USD 0,42  establecidos por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca, MAGAP,  desde 2013.

 

Según la representante del Consejo de Mujeres de la Ecuarunari, el precio por el que se está vendiendo la leche no cubre el costo de inversión que es de 0,38 USD.

 

“El tema de la leche es muy preocupante aparte que hay que invertir en la vacas, en el pasto, en el tratamiento, para vender en cinco centavos la leche, no puede ser justo ¿cómo vamos a crecer? Los que crecen son los grandes empresarios, por ejemplo, los que venden las ampollas, las medicinas, los pastos mismos y que el litro de leche cueste cinco centavos o ni si quiera la compran, toca botar. Estamos exigiendo que se declare la emergencia.”

 

Menciona además, que varias familias campesinas han intentado vender directamente el ganado pero los valores por la venta son menores a los de su adquisición.

 

Los pequeños ganaderos y agricultores (expresan en la propuesta) estar viviendo una de las peores crisis de su historia, y denuncian además que este sector de pequeños ganaderos es uno de los más perjudicados, ya que no cuenta con la infraestructura y tecnificación que le permita optimizar la producción y la comercialización justa permanente.

 

Asimismo, señalan que son los menos favorecidos con las políticas públicas dirigidas al sector agrícola y ganadero,  pues a pesar de generar diariamente más de dos millones de litros de leche, solamente el 21% es procesado por la industria, según datos del MAGAP.

 

Otros factores que profundizan esta crisis (según consta en la propuesta de la Ecuarunari), son: la importación de productos derivados de lácteos por parte de industrias productoras, el uso de suero de quesería en elaboración de bebidas lácteas y bebidas de yogurt pese a ser considerados adulterantes por el Servicio Nacional de Normalización, INEN, y  sin que las autoridades competentes realicen los controles respectivos. Asimismo, factores como los Tratados de Libre Comercio firmados entre EEUU con Colombia y con Perú, han favorecido el contrabando hacia Ecuador, escapando además a los controles de calidad. Consideran además que la falta de acción ante estas irregularidades, atenta a la soberanía alimentaria y al derecho a la alimentación sana.

 

Otra de las denuncias por parte de productores azuayos es que los controles de las autoridades están dirigidos a los pequeños productores no así a las grandes industrias.

 

 

Foto: Ecuarunari