enterate

 

collagefestivalCon presentaciones de música, danza y teatro, el sábado 19 de marzo de 2016 en el Coliseo de la Unidad Educativa Don Bosco, tuvo lugar la conmemoración del día internacional de la mujer, en el marco del programa de educación en derechos humanos, ciudadanía y buen vivir para jóvenes que realiza la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos, CEDHU.

 

Desde hace 18 años la CEDHU viene desarrollando este programa, en el que estudiantes del primer y segundo año de bachillerato cursan talleres los días sábado, donde se sensibiliza y educa sobre el significado e importancia de los derechos humanos, cómo ejercerlos y exigirlos. Desde 2015 se unió a este trabajo el Taller de Comunicación Mujer que le he brindado a este programa el enfoque de género y con la campaña “más información, menos violencia”, que busca la prevención y denuncia oportuna de la violencia.

 

En este contexto se organizó el Festival Artístico por los Derechos de la Mujer, en el que participaron las unidades educativas Don Bosco, Borja 1 y Leonardo Ponce, pertenecientes al programa, y otras instituciones invitadas como el colegio Rumania, que aportó con la presentación musical de Gaby, una de sus estudiantes, quien aseguró que al momento en la malla curricular de su colegio no hay materia alguna que enseñe sobre derechos humanos y que le gustaría que su colegio se integre a este programa porque considera que los jóvenes podrían ayudar a otros, como los niños que trabajan en las calles, a conocer más sobre sus derechos.

 

Estudiantes que participan en este proceso nos dieron sus apreciaciones. Así, Kevin de 16 años creen el programa es “muy informativo, nos enseña a cómo comportarnos, en mi vida me ha enseñado a comprender los derechos humanos y practicarlos”.

Vanesa cuenta que su experiencia en el programa ha sido divertida y destaca la inclusión a sus compañeros discapacitados “nos motivan a cumplir con nuestras obligaciones y derechos. No tenía conocimiento sobre los derechos humanos”

Adahir nos dice que dentro del programa ha “aprendido mucho sobre el derecho y el respeto a los jóvenes, a profesores, a nuestros amigos y compañeros”. Nos comenta también que a él le gustaría facilitar en el programa porque piensa que esta experiencia vale mucho para las personas y puede ser muy valioso para sus nuevos compañeros.

Varios de los facilitadores y facilitadoras del programa provienen del proceso de educación en sus colegios de años anteriores, reafirmando su compromiso con los derechos humanos. Salomé, una de las facilitadoras voluntarias, nos dice que puede observar el progreso de los chicos y chicas en el programa y nos da su opinión sobre el día de la mujer.

 

“Cuando uno vive plenamente en derechos humanos se puede cambiar la sociedad, y creo que conocer sobre los problemas que existen uno deja de ser individualista. Como facilitadora creo que es importante llamar a la conciencia a los jóvenes, el tema más importante son los valores. El día de la mujer no debería ser una celebración más bien, un llamado a los hombres para que apoyen a las mujeres, así trabajar juntos para que podemos vivir en derechos.”

 

Krupskaya es facilitadoras desde hace tres años, nos cuenta que inició a los 17 años con un grupo de jóvenes que tenían, en promedio, 16 años. Este fue su primer reto, pero precisamente la característica de la capacitación de joven a joven, le permitió superarlo y generar confianza con los estudiantes. “además de basarnos en una guía damos nuestra experiencia de joven (...) soy la menor pero los chicos son muy chéveres y tienen un criterio muy avanzado sobre derechos (...) me gusta cuando hablamos de misoginia, feminismo, adultocentrismo, la diversidad y de aquellas prácticas sociales, y son los temas en los que hago más énfasis”

 

Mónica Diego del Taller de Comunicación Mujer afirma que le ha sorprendido cómo los jóvenes a quienes a dado facilitaciones ya están apropiados del tema y manejan el vocabulario de género, “o sea que si sirven las capacitaciones”. Nos dice que “la campaña “más información, menos violencia” es para que los chicos y chicas tengan manuales, puedan acceder a  videos, a denuncias, a donde ir si les pasa algo”. Ella dice que es importante la educación en derechos humanos, especialmente en género, porque es una estrategia de prevención, la única manera de que estas nuevas generaciones de chicos y de chicas tengan una sociedad más igualitaria y para intentar reducir la violencia que empieza generalmente, en la casa.