enterate

ACCIÓN URGENTE

Miércoles, 31 de julio de 2013

Sr.

Jorge Alberto Rivas Avilés

Presidente de la Corte Suprema de Justicia

Tegucigalpa – Honduras.

 

De nuestra consideración:

 

Reciba un cordial saludo de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos, CEDHU, de Ecuador. La presente tiene a fin expresarle nuestra preocupación por la información recibida sobre el secuestro de dos observadores internacionales de derechos humanos, por parte de empleados de una empresa minera, ocurrida en la comunidad de Nueva Esperanza, del departamento de la Atlántida.

 

De acuerdo a la información recibida por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH y el Proyecto de Acompañamiento Honduras, PROAH, además de prensa hondureña e internacional, los defensores Daniel Langmeier, ciudadano suizo de 25 años, y Orlane Vidal, ciudadana francesa de 26 años, se encontraban en la vivienda de Concepción Gutiérrez, a donde llegaron desde el día anterior para acompañar a las comunidades de Nueva Esperanza y el Zapote que enfrentan amenaza de desplazamiento y destrucción de sus recursos naturales, por la empresa Minerales Victoria.

 

Desde las ocho y media de la mañana del 25 de julio de 2013, comenzaron a escuchar detonaciones de disparos y media hora más tarde llegaron a la propiedad 10 hombres fuertemente armados con armas de grueso calibre y vistiendo una capa café, a quienes se les unieron 30 trabajadores de la empresa minera, armados con machetes.

 

Los hombres armados retuvieron a los defensores en la casa por el lapso de una hora, apuntando a sus cabezas con las armas de fuego. Posteriormente les obligaron a salir de la casa y los llevaron hasta la comunidad, les habrían obligado a borrar las fotos de sus cámaras y abordar una camioneta pickup negra doble cabina sin placas, conducida por un ingeniero de la empresa minera, el mismo estaba acompañado del líder de los trabajadores, quien portaba un machete y un arma de fuego larga y pesada. Los presuntos sicarios iban en el balde (paila) de la camioneta apuntando con sus armas hacia los defensores.

Se conoce que los defensores fueron amenazados diciendo que, si denunciaban estos hechos se las verían con la comunidad y les exigieron no regresar al lugar. Orlane fue intimidada con frases sexuales. Fueron liberados tres horas después en la comunidad de Nueva Florida.

 

A pesar de que la posta policial de la comunidad fue anunciada de la presencia de los defensores y del trabajo que realizarían, estuvo cerrada cuando trataron de denunciar los hechos. En entrevista otorgada por Orlane a Periodistas sin Fronteras, afirma que los trabajadores que participaron en el secuestro les dieron a entender que quien habría ordenado el secuestro era Lenir Pérez, dueño de la empresa Minerales Victoria1. El hecho ya habría sido denunciado a las más altas autoridades con ayuda del COFADEH y PROAH.

 

Aparentemente este no es un hecho aislado, ya que en Honduras existe un preocupante registro de ataques y muerte de periodistas, defensores de derechos humanos y de la naturaleza, abogados, activistas entre otros, sobretodo después del golpe de Estado de 2009.

 

En específico los habitantes de la comunidad Nueva Esperanza ha sufrido repetidas amenazas de muerte e intimidación por parte de hombres armados que se movilizan desde la comunidad Nueva Vista.

 

La Cedhu rechaza todo acto de agresión e intimidación a los defensores de derechos humanos, preiodistas y población civil que se perpetre por su ejercicio de defensa y promoción de derechos humanos. Se hace una llamado a las más altas autoridades hondureñas a actuar en el menor tiempo posible para evitar la impunidad en el presente caso y en otros casos similares. Solicitamos respetuosamente se tomen las siguientes acciones urgentes:

 

  • Llevar a cabo una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre los hechos denunciados, solicitando que los resultados se hagan públicos y que los responsables intelectuales y materiales comparezcan ante la justicia.
  • Desmantelar estos grupos armados que actúan al margen de la ley, pero con la aparente aquiescencia del Estado.
  • Exigir la protección de las comunidades que son víctimas permanentes, por defender sus territorios y recursos naturales que sufren la explotación y abuso por parte de las empresas nacionales y transnacionales que en absoluto abuso de poder pretenden someter a la población.
  • Tomar medidas urgentes para implementar la Declaración sobre el Derecho y el Deber de los Individuos, los Grupos y las Instituciones de Promover y Proteger los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales Universalmente reconocidos, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 9 de Diciembre de 1998.
  • Asegurar la aplicación de lo dispuesto en dicha Declaración en particular en lo referente a la protección del derecho de toda persona "…individual o colectivamente, a promover y procurar la protección y realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales, en los planos nacional e internacional”.
  • Tomar las medidas necesarias para que cese el hostigamiento y amenazas contra todos los miembros de la comunidad de Nueva Esperanza en particular proteger a la señora Concepción Gutiérrez y su Familia.

 

 

Atentamente,

 

Hna. Elsie Monge

Directora Ejecutiva - CEDHU

Vicepresidenta – FIDH

 

 

carta con copia a:

  • Junta Interventora del Ministerio Público
  • Ab. Ana Pineda, Secretaría de Justicia y Derechos Humanos
  • Sr. Arturo Corrales Álvarez, Ministro de Seguridad
  • Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH)
  • Proyecto Internacional de Acompañamiento en Honduras
  • Marine Pezet y Jennifer Atlee, Coordinación PROAH

 

1http://www.hondurastierralibre.com/2013/07/honduras-secuestro-de-dos-observadores.html