enterate

La zona de Intag ha resistido el ingreso de la minería casi por dos décadas, en el proceso sufrieron eventos dolorosos que les recuerdan el por qué se niegan al ingreso de nuevas empresas buscando metal en sus tierras. La última empresa empeñada en esa labor es la Nacional Minera, ENAMI conjuntamente con la Corporación Nacional de Cobre de Chile, CODELCO, pero se topó constantemente con el rechazo de la población.

 

El 10 de abril de 2014 fue detenido Javier Ramírez, presidente de la comunidad de Junín, considerada el centro de la resistencia anti minera en Intag. Javier y su hermano Víctor Hugo son acusados de rebelión por supuestas agresiones a funcionarios de la ENAMI.

 

Tiempo después, el 8 de mayo de ese año ingresó personal de la ENAMI-CODELCO con fuerte resguardo policial a la comunidad de Junín. Se instalaron en el lugar por ocho días para hacer los estudios de impacto ambiental y que estos sean aprobados por el Ministerio de Ambiente, sin el consentimiento de la población, o peor aún con el tejido social resquebrajado, al tener a su líder detenido por un lado, y tener presencia policial en su comunidad.

 

Actualmente la ENAMI tiene la licencia ambiental para iniciar la exploración avanzada en la zona. Al mismo tiempo han ofrecido beneficios de todo tipo a la comunidad como fruto del trabajo de minería.

 

Javier Ramírez cumplirá 10 meses detenido, Víctor Hugo Ramírez permanece en la clandestinidad y mañana se reanudará el juicio penal en su contra que busca sentenciarlo a tres años de prisión. Es así que se hace un uso abusivo del derecho penal para criminalizar a defensores de sus derechos comunitarios y de la naturaleza, por parte de un empresa gubernamental y otra transnacional.

 

La comunidad se ve violentada en sus derechos a la participación social, a la consulta previa, libre e informada y a decidir sobre sus formas de vida. La zona de Intag cuenta con sus propias formas de economía comunitaria que ahora se ve amenazada.

 

Hacemos un llamado a la sociedad en general a que acompañe a Javier y a Víctor Hugo Ramírez Piedra, solicitando su libertad a las autoridades, brindando apoyo a su lucha en defensa de los derechos humanos y de la naturaleza y por decir NO a más criminalización.