enterate

 

Aproximadamente 3 horas después, el Sr. Valle fue encontrado por la persona con quien comparte su apartamento, quien lo llevó al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y luego fue trasladado a un hospital privado donde fue atendido.

 

Es importante destacar que, el Sr. David Valle había solicitado junto con el Sr. Alex Eduardo Sorto, director ejecutivo de Somos CDC , la intervención del Mecanismo de Protección a defensores de derechos humanos en Honduras, desde el 27 de abril de 2017, día en el cual se había presentado ante el comité técnico del mecanismo para solicitar medidas de protección frente a las amenazas que ha recibido y la situación de riesgo en la cual se encuentra por su labor de defensa de los derechos humanos de las personas LGBTI. Hasta la fecha, la instalación de un equipo de cámaras en la oficina de Somos CDC es la única medida que se ha implementado en el marco del Mecanismo.

 

Estos hechos se suman a otros ataques, entre los cuales, detención arbitraria, malos tratos robos, hostigamiento y amenazas de muerte, que se han producido en contra integrantes de Somos CDC desde el año 2015 (ver antecedentes). A pesar de que el 23 de octubre de 2016, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó Medidas Cautelares a favor de Somos CDC, los ataques siguen ocurriendo, así como a pesar de las denuncias presentadas ante las instancias policiales y judiciales por cada uno de estos ataques, permanecen impunes.

 

Es importante destacar que estos hechos se enmarcan dentro de una campaña sistemática de ataques públicas y físicas contra los defensores de derechos humanos en Honduras que les pone en una situación de alto riesgo, siendo las personas defensoras de los derechos LGBTI uno de los grupos en situación de mayor vulnerabilidad. Ante esta situación preocupante, cabe recordar los asesinatos del Sr. René Martínez, quien era presidente de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transgénero e intersexual (LGBTI) de San Pedro Sula, en junio de 2016, así como de varios miembros de la asociación LGBTI Arcoíris desde el mes de julio de 2015.

La Comisión condena enérgicamente el intento de asesinato en contra del Sr. David Valle y reitera su preocupación frente a los ataques que han sido perpetrados en contra de los miembros de Somos CDC, y que han tenido lugar en respuesta a sus legítimas actividades de defensa de los derechos LGBTI en Honduras

Asimismo, la CEDHU urge al Estado de Honduras a investigar de manera inmediata, exhaustiva e imparcial los hechos ocurridos con el fin de identificar a los responsables y llevarlos ante un tribunal competente e imparcial para aplicarles las sanciones previstas por la ley, así como a implementar lo antes posible medidas de protección que garanticen la integridad física y psicológica y seguridad del Sr. David Valle, así como de los miembros de Somos CDC y en general de todas las personas defensoras de derechos humanos en el país.

Antecedentes:

 

El 27 de noviembre de 2015 alrededor de las 17 horas, el techo de las oficinas de AJEM resultó dañado por el lanzamiento de una gran piedra que presuntamente habría sido lanzada por un sujeto que conducía una motocicleta y que estaba parado frente a las oficinas. Al día siguiente, al salir de las oficinas de AJEM a las 16:00 el Sr. Evin Omar Ponce García, miembro de la AJEM, fue seguido por el mismo sujeto del día anterior quién, tras darle alcance, se abalanzó contra él, le agarró del cuello y le amenazó diciendo, “te conozco a vos y a tus demás compañeros, tengan mucho cuidado con lo que hacen”.

 

El 4 de marzo de 2016, mientras hacía fila en la caja del supermercado “La Colonia” del Centro de Tegucigalpa, el Sr. Evin Omar Ponce García fue amenazado en los siguientes términos acompañados de gestos de que le cortaría el cuello: “tené cuidado con lo que haces, ya se que vos trabajas defendiendo culeros”.

El 11 de marzo de 2016 a eso de las 20:00, al salir de una reunión de trabajo, el Sr. Sorto fue seguido hasta su casa por una motocicleta conducida por un desconocido, quién tras entrar el Sr. Sorto en su casa, arrojó una piedra grande contra el portón.

El 3 de abril de 2016, cuatro policías detuvieron a los Sres. Alex Eduardo Sorto, Cidar Armando Arias Mendoza, también miembro de la AJEM y Evin Omar Ponce García, alegando un supuesto estado de ebriedad. Los oficiales habrían reclamado dinero a cambio de su libertad, a lo que los tres defensores respondieron rechazando la falsa acusación de los policías y negándose a pagar, tras lo cual fueron trasladados al escuadrón de la policía de tránsito, en la colonia Kennedy de Tegucigalpa.

Una vez allí, el Sr. Evin Omar Ponce, se identificó como un defensor de derechos humanos abiertamente homosexual tras lo cual fue esposado al Sr. Cidar Arias, momento en el que ambos comenzaron a ser golpeados e insultados por agentes de la policía. Ante las agresiones, el Sr. Sorto, quien previamente había sido ignorado al reportar que era beneficiario de medidas cautelares otorgadas por la CIDH, llamó al número de emergencia para reportar el abuso. Un policía vestido de civil le interrumpió y le golpeó en el pecho haciéndole caer de modo que se golpeó la cabeza contra el suelo. Tras la llamada, otro oficial amenazó con que “antes de que venga la DPI (Dirección Policial de Investigación) ya los he desaparecido”. El coche en el que viajaban fue subido a una grúa y retirado del escuadrón de forma irregular y sin ninguna explicación, mientras que los tres defensores fueron trasladados a la cuarta estación policial del barrio Belén de Comayagüela. Estos hechos fueron denunciados ante la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP). Hasta la fecha, la fiscalía dice estar investigando el caso, pero se conoce ningún resultado.

A la llegada a la estación, el oficial Galindo presentó a los defensores al resto de reclusos con comentarios homófobos en alta voz. Permanecieron detenidos sin justificación desde las 23:00 hasta las 16:00 del día siguiente. Cabe destacar que a pesar de las repetidas preguntas por parte del Sr. Sorto, no recibieron ninguna información sobre los motivos de la detención, no se les permitió recibir ninguna visita y no recibieron comida alguna.

 

El 24 de agosto de 2016, las oficinas de Somos CDC fueron asaltadas durante la madrugada dejando como resultado el robo de material y el consecuente deterioro de las oficinas y sus archivos. El robo y el allanamiento fueron denunciado ante la policía nacional y no ha habido ningún avance hasta la fecha.

Desde este entonces, los hostigamientos y amenazas de muerte en contra de sus integrantes no han cesado, incluyendo amenazas a través de su página web, así como notas puestas debajo de la puerta en las que se amenaza con hacer “arder el local con sus integrantes en el interior”. Hecho por el cual el Sr. Alex Eduardo Sorto, director ejecutivo de Somos CDC, interpuso una nueva denuncia ante la fiscalía de turno bajo registro 6117 el 23 de septiembre de 2016, por la cual no ha habido ningún avance hasta la fecha.

 

Acción solicitada por la CEDHU

 

1.    Adoptar de manera inmediata las medidas más apropiadas para garantizar la seguridad y la integridad física y psicológica del Sr. David Valle y de todos los integrantes de Somos CDC, así como de todos los defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras;

 

2.    Iniciar una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre el intento de asesinato del Sr. David Valle y sobre los hechos anteriores contra los miembros de Somos CDC, con el fin de identificar a los responsables, llevarlos ante un tribunal competente e imparcial, y aplicarles las sanciones previstas administrativas y/o penales por la ley;

 

3.    Poner fin a todo tipo de amenazas y actos de hostigamiento en contrade todos los integrantes Somos CDC, así como de todos los defensores y defensoras de derechos humanos en el país, y particularmente de los defensores LGBTI;

 

4.    Implementar políticas de reconocimiento, incluyendo el reconocimiento público por parte del Presidente de la República y otros altos funcionarios, de la importancia de la legítima labor llevada a cabo por los defensores y defensoras de derechos humanos y periodistas en Honduras;

 

5.    Asegurar la aplicación de lo dispuesto por la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 9 de diciembre de 1998, en particular en lo referente a los artículos 1 y 12.2;

 

 

6.    De manera general, garantizar el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el país de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos ratificadas por Honduras