enterate

Descargue el informe completo, por tomos, aquí:

 

Resumen Ejecutivo CVTomo1 CVTomo2

icon RESUMEN EJECUTIVO (13.35 MB)

 

icon TOMO I (10.71 MB)

 

icon TOMO II (12.67 MB)

 

CVTomo3 CVTomo4 CVTomo5

icon TOMO III (7.6 MB)

 

icon TOMO IV (11.06 MB)

 

icon TOMO V (34.53 MB)

 

 

INTRODUCCIÓN


Ecuador no ha estado exento de atropellos contra la dignidad humana perpetrados por agentes del Estado. En particular, durante el gobierno de León Febres Cordero se diseñó y ejecutó una política de Estado en cuyo marco, de manera sistemática y generalizada, se cometieron privaciones ilegales de la libertad, torturas, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas. Durante los otros gobiernos que se sucedieron, entre los años 1988 y 2008, también se registraron casos de violaciones de derechos humanos.

 

La Comisión de la Verdad del Ecuador se creó como resultado de un proceso histórico impulsado por diversas organizaciones de víctimas de violaciones de derechos humanos y familiares de éstas durante más de veinte años (Comité de Familiares de Presos Políticos, Comité de Familiares contra la Impunidad y en los últimos años EL Comité Ecuatoriano No Impunidad -CENIMPU-en el que a más de familiares se integraron también algunas víctimas directas) , que venían exigiendo al Estado ecuatoriano una satisfacción adecuada de sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación.

 

Por esta razón y en virtud de la voluntad política del presidente Rafael Correa Delgado, el 3 de mayo de 2007 mediante decreto presidencial número 305 se creó la Comisión de la Verdad, con el propósito de “investigar y esclarecer e impedir la impunidad respecto de los hechos violentos y violatorios de los derechos humanos, ocurridos entre 1984 y 1988 y otros períodos” (art. 1º) . Los objetivos de la Comisión de la Verdad, según el mismo decreto fueron:

 

a.     “Realizar una investigación profunda e independiente sobre las violaciones de derechos humanos ocurridas entre 1984 y 1988, y otros casos especiales, como el llamado caso Fybeca, así como las causas y circunstancias que las hicieron posibles.

b.    Solicitar la desclasificación de archivos del Estado que tengan carácter confidencial o de seguridad nacional.

c.     Promover un reconocimiento a las víctimas de dichas violaciones y diseñar las políticas de reparación.

d.    Recomendar las reformas legales e institucionales necesarias, así como los mecanismos efectivos para la prevención y sanción de las violaciones de derechos humanos.

e.     Determinar la existencia de probables indicios de responsabilidades civiles, penales y administrativas para derivarlas a las autoridades pertinentes” (art. 2º).

 

 

Las funciones de la Comisión consistieron en:

 

a.     “Establecer canales de comunicación y mecanismos de participación de la población, especialmente de la que fue afectada por la violencia.

b.    Gestionar ante el Ministerio de Gobierno las medidas de seguridad para las personas que a criterio de la Comisión, se encuentren en situación de amenaza a su vida o integridad personal.

c.     Entrevistar y recopilar información de cualquier persona en el país o en el exterior, de cualquier autoridad, funcionario o servidor público que se considere pertinente, así como tener acceso a cualquier archivo que se encuentre protegido con el carácter de confidencial o de seguridad nacional.

d.    Practicar visitas, inspecciones o cualquier otra diligencia que se considere pertinente. Para tal efecto, la Comisión de Verdad podrá contar con el apoyo de peritos y expertos para llevar adelante sus labores.

e.     Realizar audiencias y diligencias que estime conveniente en forma pública y/o reservada y garantizar la reserva de la identidad de quienes le proporción en información importante o participen en las investigaciones.

f.     Facilitar los mecanismos e información para lograr que las personas involucradas como presuntas responsables en pasadas violaciones de los derechos humanos sean sometidas a los procesos judiciales y las sanciones debidas por los organismos competentes.

g.     Elaborar propuestas de reparación y dignificación de las víctimas y de sus familiares.

h.    Manejar la información de los testimonios y documentos de manera reservada” (art. 4o).

 

 

 

Resumen:

El Gobierno del Ecuador, bajo la Presidencia de Rafael Correa, ha emprendido reformas de largo alcance para mejorar la protección de los derechos humanos, como la renovación constitucional, la reforma de las prisiones, un aumento del gasto en el sector judicial y en la protección de testigos, e iniciativas sociales y económicas para mejorar la situación de los ciudadanos más desfavorecidos. Muchos ministros están firmemente comprometidos con la causa de los derechos humanos. Sin embargo, el Ecuador tiene grandes problemas en lo que respecta a las ejecuciones extrajudiciales.
La tasa de homicidios se ha disparado en los últimos veinte años. El Gobierno ha adoptado medidas importantes para comenzar a abordar el problema de los sicarios, pero es necesario poner fin con urgencia a la práctica por la cual la policía y los fiscales se abstienen con frecuencia de investigar seriamente los casos en que la víctima tiene antecedentes policiales.

 

En el norte, el conflicto de Colombia se ha desbordado ahora hacia el Ecuador. El número de grupos armados ilegales que operan en la frontera ha aumentado considerablemente. Esos grupos han cometido actos de maltrato físico y homicidios de civiles. Las fuerzas armadas del Ecuador han tenido dificultades para reprimir a estos grupos, y en algunas zonas parecen no poder o no querer hacerlo. Por otra parte, también ha habido casos de malos tratos de civiles a manos del ejército.

 

Se ha dado gran cobertura a homicidios que, según los medios de comunicación y según funcionarios públicos, se han debido a la aplicación de la justicia indígena. Sin embargo, el Relator Especial no encontró prueba alguna de la comisión de ese tipo de homicidios en los últimos años. Los informes que indican lo contrario confunden la justicia formal aplicada con arreglo a las tradiciones indígenas, con los linchamientos, que son
ataques arbitrarios y vengativos contra un sospechoso de haber cometido un delito.

 

El linchamiento, la limpieza social y los abusos perpetrados por las juntas rurales constituyen problemas graves en algunas partes del país, pero estos son fenómenos sobre los que se informa poco y que no se han estudiado suficientemente.

 

La impunidad es una causa importante y un factor agravante de todos estos tipos de homicidios. La policía y los fiscales no cuentan, en muchos casos, con la formación y los recursos que necesitarían tener. Los testigos a menudo desconocen el programa de protección de testigos, o desconfían de él. Los tribunales son lentos. La corrupción y las amenazas son comunes en el sistema de justicia penal, y distorsionan la "justicia", en favor
de los violentos, los ricos y los poderosos.

 

La Comisión de la Verdad del Gobierno, que examinó las violaciones cometidas entre 1984 y 2008, constituye un importante golpe a la impunidad. Aunque algunos han cuestionado su composición y su independencia, la Comisión acumuló una cantidad inestimable de información sobre las violaciones perpetradas. Ahora es fundamental que se adopten las medidas correspondientes.

 

Para muchos de los que se ocupan de los derechos humanos a nivel internacional, el Ecuador es en gran medida terreno desconocido. A causa de ello, este país recibe escasa asistencia humanitaria, y son pocas las actividades de vigilancia y promoción que se realizan en él.

 

En las reuniones con altos funcionarios celebradas al término de su misión, el Relator Especial encontró gran receptividad a sus recomendaciones y conclusiones preliminares. En vista del compromiso general del Gobierno con la promoción de los derechos humanos, el Relator Especial confía en que las reformas recomendadas en el presente informe serán objeto de una atenta consideración.

 

Descargue informe completo aquí:

icon Informe del Relator Especial sobre las ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias. 2011 (277.91 kB)

InformeAmnistía2016portadaEl Informe 2015/16 de Amnistía Internacional documenta la situación de los derechos humanos en el mundo durante 2015.

El prólogo, las cinco reseñas regionales y el análisis individual de los 160 países y territorios que componen este informe dan testimonio del sufrimiento que muchas personas soportan, ya sea durante un conflicto o al ser objeto de desplazamiento forzado, discriminación o represión.
Pero en estas páginas también se reflejan la pujanza y el alcance del movimiento de derechos humanos, y se analizan los avances que se han hecho para proteger y garantizar esos derechos.


En prólogo:

    • Perspectiva regional: África
    • Conflictos: Costes y vulnerabilidad
    • Crisis de personas refugiadas y migrantes
    • Impunidad por delitos de derecho internacional
    • Represión de la disidencia en el contexto electoral y transicional
    • Reducción progresiva del espacio cívico y ataques contra defensores y defensoras de derechos humanos
    • Discriminación y marginación
    • Mirando al futuro

 

Descargar informe completo aquí:

icon Amnistía Internacional: La situación los derechos humanos en el mundo 2015/16 (2.59 MB)

InformeAmnistia2013PORTADAEl Informe 2013 de Amnistía Internacional documenta el estado de los derechos humanos durante 2012. El prólogo y el análisis individual de cada uno de los 159 países y territorios trazan una perspectiva global de los abusos y las violaciones de derechos humanos que quienes ocupan el poder infligen a quienes se interponen en el camino de sus intereses creados.

 

Los defensores y defensoras de los derechos humanos, aun viviendo a menudo en situaciones precarias, lucharon por derribar los muros de silencio y hermetismo y hacer frente a quienes cometían abusos. En los tribunales, en la calle y en Internet batallaron por su derecho a la libertad de expresión, a no sufrir discriminación y a la justicia. Algunos pagaron un alto precio. En muchos países fueron denigrados, encarcelados o agredidos. Los gobiernos, mientras cumplían de boquilla sus compromisos sobre derechos humanos, siguieron utilizando la seguridad nacional y la preocupación por la seguridad pública para justificar las violaciones de esos derechos.

 

Este informe da testimonio del firme y creciente clamor por la justicia. Sin importar las fronteras y desafiando a las formidables fuerzas alineadas en su contra, hombres y mujeres de todas las regiones del mundo se alzaron para exigir el respeto de sus derechos y para proclamar su solidaridad con sus prójimos, con quienes sufrían represión, discriminación, violencia e injusticia.

 

Sus acciones y sus palabras demuestran que el movimiento de derechos humanos es cada vez más fuerte, que sus raíces son cada vez más firmes y que la esperanza que inspira en millones de personas es un poderoso motor de cambio.

 

Descargue informe completo aquí:

icon Amnistía Internacional: Estado de los derechos humanos en el mundo 2013 (3.13 MB)

 

 

La aplicación de la Justicia Universal ha sido objeto permanente de discusión para profesionales del derecho, operadores de justicia y defensores y defensoras de derechos humanos y de la naturaleza para combatir la impunidad ante crímenes contra la humanidad.

 

Durante el 9 y 10 de septiembre de 2015 tuvo lugar el Congreso Internacional de Justicia Universal, organizado por la Fundación Internacional Baltasar Garzón. El producto de este encuentro fue este documento con 22 principios.

 

De acuerdo al mismo, “la vocación que guía estos principios y su anexo se manifiesta en un  triple objetivo: 1) reafirmar los esfuerzos doctrinales realizados hasta la fecha; 2)  promover la codificación de aquellos elementos que gocen de consenso y 3) denunciar  nuevas fuentes de impunidad y medios para combatirla con la aspiración de asentar la  opinio iuris que consolide a la Jurisdicción Universal como un instrumento eficaz para  la erradicación de la impunidad y la protección de las víctimas y del ecosistema”.


Acceda al documento completo en descarga libre.

icon Principios de Madrid-Buenos Aires para Justicia Universal (121.19 kB)